VIVIENDAS DE MADERA

Construcción pasiva y nZEB

Según la directiva Europea 2010/31/EU, a partir del año 2018 para edificación pública y 2020 para el resto de edificios de nueva construcción, estos deberán ser de consumo energético casi nulo (nZEB-nearly Zero Energy Buildings). CAMMI se adelanta al cumplimiento de esta normativa con su sistema constructivo consiguiendo construir edificios con certificaciones energéticas A, las máximas actualmente, e incluso certificados por entidades internacionales como el Passivhaus Institut, LEED, Breeam, Minergie o Verde-GBCe entre otras.

Este tipo de construcción se basa en una arquitectura sostenible de diseño pasivo, o sea, teniendo muy en cuenta las condiciones climáticas y geográficas de cada emplazamiento con una buena orientación, captación y protección de la radiación solar, un alto grado de aislamiento de una envolvente sin puentes térmicos, y una buena estanqueidad al aire exterior de toda la edificación con carpinterías de alta eficiencia energética, para así conseguir garantizar la mínima demanda energética, que posteriormente se completará con la correcta elección de los sistemas activos más eficientes de aportación de energía natural.

Construcción sostenible y saludable

CAMMI ofrece una alternativa respetuosa con el medio ambiente reduciendo el exceso de emisiones de CO2 en el planeta utilizando materiales con la mínima huella de carbono como es la madera procedente de los bosques gestionados de forma sostenible y certificados con los sellos PEFC o FSC, además de apostar también por otros materiales naturales, reciclables o reciclados para aislamientos y trasdosados. La apuesta por una arquitectura sostenible de CAMMI contempla también el ahorro en el consumo de agua mediante la reutilización de aguas pluviales y aguas grises, y la minimización de los residuos en la construcción de los edificios.

La salud de las personas es también una parte importante en nuestras construcciones, y es por eso que previamente al inicio de un proyecto, proponemos la realización de un estudio geobiológico que permite reducir los efectos de las radiaciones terrestres o artificiales, perjudiciales para el sistema nervioso e inmunológico del ser humano. Igualmente, recomendamos las instalaciones eléctricas biocompatibles, para evitar campos electromagnéticos, asi como la utilización de materiales libres de COV’s (Compuestos Orgánicos Volátiles) perjudiciales para la salud.

This site is registered on wpml.org as a development site.